Multitasker Multitasker
Menu

BÁRBARA RISSO



Los idiomas del mundo se mezclan en el barrio de Lavapiés en Madrid y en la “corrala” donde vive Bárbara, denominación dada a un conjunto de viviendas, con un gran patio común. Entrar en su hogar, es entrar en un refugio donde España y Uruguay, confluyen perfectamente: una obra de Víctor Andrade, imágenes de candombe, del Teatro Solís y Chambao sonando de fondo, componen este momento. Sus perros, Theo y Cumbia, son una parte de toda la alegría que se siente en el lugar.

“No se puede ser artista si no se ha trabajado alguna vez de camarero, aprendes mucho de la condición humana”, dice, a raíz de que se reintegra a su puesto en el restaurante donde trabaja al siguiente lunes.

Hija única, y por ende constructora desde siempre de un imaginario propio, el mundo artístico entró oficialmente en su vida, cuando decidió irse a Málaga y estudiar teatro de la mano de un director argentino: Freddy Virgolini. Previamente había tomado clases de baile y este Director, tenía una línea de trabajo muy afín con el entrenamiento físico: todo estaba en total sinergia. De ayudante de Dirección, pasó a probarse como actriz, y a estudiar a los grandes teóricos y dramaturgos -señalados por su profesor-, que a esa altura, se perfilaba como mentor. Él la llamaba pichona, “es que siempre tienes un nido de pichones en el pelo, me decía”. Su pelo sigue comportándose de la misma manera que en aquel entonces.

Lo teatral habita en ella de manera tan literal, que uno de sus tatuajes –el más grande en extensión- es una composición de las máscaras de la comedia y la tragedia; Baco y Dionisio. Ha sido “un poco nómada” toda su vida. Vivió en Madrid, Málaga, Valencia, Montevideo, Marbella. En esto encontramos otro elemento fundamental para comprender a Bárbara: viajar. “En los momentos en que siento que hay una monotonía muy instaurada, necesito romperla. También me sucede con las ciudades, Madrid es mi ciudad, pero hay momentos en que digo: necesito distanciarme de ti, para luego volver y quererte otra vez”. Madrileña de pura cepa, nació en la Plaza Santa Ana, sede del Teatro Español. Desde el balcón de la habitación donde pasó sus primeras horas de vida, se veía la puerta donde entraban los actores. Quizás esto haya sido premonitorio, como una especie de hito que marcaría su vida. Otro gran hito en su vida fue el repentino fallecimiento de la persona a quien considera su “abuela de vida”, por quien decidió cambiar su apellido paterno “Álvarez”, por el de su admiradísima “Risso”.

Bárbara acompaña con sus gestos y risa espontánea toda la conversación; dueña de una energía vital completamente contagiosa, no es de extrañar que cuando le preguntamos “de dónde vienes?”, responda “de lo más honesto”.

Esperamos que sea fuente de inspiración y conocimiento.

BARBARA 01


Bárbara Risso

Estudió con miembros de L’Odin Teatret, se licenció en Interpretación en la EMAD y de un tiempo a esta parte
se dedica plenamente a la dirección.

Fue en el año 2003 cuando comienza su actividad profesional y desde entonces, ininterrumpidamente, participa
en diversos proyectos, arriba y debajo de la escena.

En 2008, funda su compañía de teatro sphota!teatro.

En el año 2011 comienza sus estudios de dirección escénica en la RESAD.
En noviembre de 2014 desembarca por primera vez en América del sur dirigiendo la obra “negra es la noche
que llega” texto de Lola Fernández de Sevilla, donde realiza una gira por Brasil y Uruguay. Coproducción de
AECID (Acción Cultural/Ministerio de Cultura) y sphota!teatro. Asimismo, dicta talleres sobre las técnicas
escénicas, dirigidos a profesionales del sector artístico.
En el año 2015 es seleccionada como miembro del Laboratorio Rivas Cherif propuesta lanzada a profesionales
de las artes escénicas por el Centro Dramático Nacional, España.
Reside un año en Montevideo-Uruguay, donde sigue formándose en el INAE (Instituto Nacional de arte
escénicas).

Actualmente, reside en Madrid.
Estrenando, en marzo 2017, “Uz, el pueblo” texto del dramaturgo uruguayo, Gabriel Calderón.
Una producción de sphota!teatro.

Realiza varias colaboraciones con la directora de escena Carlota Ferrer.
Dirige “DELIRIO” junto a Carlos Beluga, espectáculo de danza/teatro.
Residencia artística en LANAU espacio creativo.
A principios de este año, inicia los ensayos de su nueva producción, “El Gran Teatro del Mundo “
de Calderón de la Barca. A estrenar en Mayo de 2018.



Para conocer más sobre este artista hacé clic aquí


Fotos: Francisco Escribano y Lucía Martínez Villar.
Postproducción: Ximena Pía Echeverría.