Multitasker Multitasker
Menu

OSCAR BONILLA



Oscar nos recibe en su hogar, donde vive desde hace dieciséis años. Una pieza de su obra “Pliegues” ocupa el lugar central del living, donde convive junto a trabajos de Ombú, Capelán, Pilar González, Ernesto Vila. Suena música clásica, que proviene de un armario repleto de vinilos, cds y todo tipo de objetos. La luz es tenue, ya que así la prefiere.

Nos dirigimos a la cocina -al fondo del largo pasillo que recorre habitaciones y estudio- y prepara un café. Tomamos asiento, comienza la charla. Oscar da una clase magistral de fotografía, abarcando desde el nacimiento de la misma hasta la historia de nuestros días. Compara a los primeros fotógrafos con alquimistas: “en la fotografía química los fotógrafos compartían un secreto y ese decreto tenía valor”, dice. Explica porqué no comparte la expresión “sacar fotografías” y utiliza en cambio “hacer fotografías”: al referirse al hacer, se está reivindicando el papel de la autoría.

Oscar también es docente desde hace muchos años, y confiesa haber tenido la suerte de conocer muchísimos alumnos de quienes ha aprendido mucho y que lo han obligado a reflexionar. También lamenta la falta de fantasía que el mundo racional nos impone hoy en día.

Luego de haber compartido el café, continúa con mate y nos invita a conocer los demás espacios de la casa. Muestra el catálogo de “Panorama del Arte Contemporáneo en Uruguay” - publicación producida por del Centro de Exposiciones Subte con motivo de sus 80 años- que le ha dado una inmensa satisfacción personal ya que figura junto a Cecilia Bonilla, su hija. “Estar con mi hija en el catálogo es una de las cosas más lindas que me han pasado”, comenta. Comparte asimismo el catálogo de "En el lugar de lo dicho" del cdf. También vemos una obra hecha con imágenes hechas a partir de un viejo catálogo de muebles alemanes y pedazos de fotos rotas, que encontró al costado del contenedor de desechos de la calle. “Yo soy muy cachivachero, forma para de mi delirio”, confiesa.

Conversamos sobre su paso por la fotografía de prensa, y de su exilio, – vivió casi 12 años en Suecia, se fue de Uruguay con veinticinco años, cuando le quedaban pocas materias para recibirse de veterinario-; sobre sus cuatro hijos y su amor por la lectura. Uno de sus escritores favoritos es Felisberto Hernández, nos lee un pasaje de él.

Sobre ser artista, opina: “Uno no se recibe de artista, yo nunca me he auto llamado artista”, “la gente juzgará si puedo ser capaz de demostrar sensibilidad en mi representación simbólica de la realidad”.

Esperamos que sea fuente de inspiración y conocimiento.

.

OSCAR BONILLA

OSCAR BONILLA

Nacido en Montevideo, donde actualmente vive y trabaja. Estudia Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Lund, Suecia, y Fotografía en el Instituto de Arte de esa misma Universidad.
Ha sido docente de Fotografía, desde 1995, en la Universidad ORT, en la Escuela de Cine del Uruguay, en la Escuela de Cine del Centro Cultural Dodecá y en el Instituto Goethe.
Editor de Fotografía del semanario Brecha entre 1995 y 2012, publicación de la que es actualmente colaborador.
Ha realizado, desde 1983, numerosas muestras individuales y colectivas en Uruguay, Argentina, Brasil, Colombia, Estados Unidos, Puerto Rico, Canadá, Suecia, Bélgica y Dinamarca.
Ha sido seleccionado como uno de los representantes de Uruguay en la V Bienal del Mercosur en Porto Alegre (2005), y en la IX Bienal de La Habana (2006).
Ha sido curador y jurado en numerosas muestras, y panelista invitado en eventos nacionales e internacionales relacionados a la fotografía.
Fue distinguido en el año 2009 por la Fundación Lolita Rubial con el “Morosoli de Plata”, en atención a su trayectoria en el campo de la Fotografía.
Actualmente dirige sus propios talleres en el Espacio Giribaldi, Montevideo, y es Director de la Tecnicatura Académica de Fotografía en la Facultad de la Cultura de la Universidad CLAEH.

http://www.oscarbonilla.se



Para conocer más sobre este artista hacé clic aquí