Menu

NOEMÍ CLIMENT



El hogar de Noemí nos sorprende con unas vistas muy madrileñas: desde su sexto piso nos inunda el verde del parque El Capricho -nacido por encargo de la duquesa de Osuna, protectora de artistas e intelectuales y terminado en 1839- y la enorme estructura del Wanda Metropolitano (estadio sede del Atlético de Madrid).

El sentirse actriz fue algo que se fue dibujando desde su infancia: "con la actuación empecé en el colegio, con ocho años". A esa edad se le pidió hacer una obra, y su hermana -dos años mayor-, la instó a llevarla a cabo de manera muy profesional: escribirla, dirigirla, estudiar correctamente los papeles. La obra fue tan bien recibida que la representó por todo el colegio y cada vez que existía espacio para una nueva puesta en escena, Noemí tendría su papel asegurado. A los catorce años, un cartel en una farola ofrecía clases de interpretación: así fue como estudió con Pablo Pundik, argentino, pionero de la impro en Madrid. Desde ese momento nunca ha abandonado la actuación, "he tendido las crisis habituales de 'lo dejo no hay respuesta', y de pronto te sale un trabajo maravilloso. Hasta que con la madurez he asumido que lo voy a hacer siempre, que no lo puedo dejar; es parte de mí".

Habla de su devenir por teatro, cine y televisión. De cada disciplina destaca diferentes aprendizajes: "con el teatro vas en tiempo real, vas con el momento del personaje, fluyes con él". El cine y la televisión por otra parte, han capitalizado en ella la valoración del equipo que hay detrás de cada uno de esos mundos, y la importancia del rol de cada persona parte de esas "familias".

Actualmente su corazón se encuentra en lo escénico y en cartel con "Cabaré Volter" en Teatro del Barrio. Ha sabido también actuar en otras tablas, y recuerda especialmente las de "Microteatro por Dinero", antiguo prostíbulo convertido en cinco salas, que representa "un gran desafío interpretativo tener al público a un palmo de tí".

Sensible y transparente con sus sentires, concluye que ser actriz "es la profesión perfecta para ser quien soy; no solo es que pudiera hacerlo, sino que lo necesito hacer".

Esperamos que sea fuente de inspiración y conocimiento.




Noemí Climent

Formada en el Estudio de Teatro de Cristina Rota, completa su formación en cursos impartidos por profesionales como Miguel del Arco, Alicia Sánchez, Pablo Pundik, Mariano Barroso o Antonio Sansano.

Entre los papeles que ha realizado para el cine destacan su trabajo en el videoclip, Por el Boulevar de los Sueños Rotos de
Joaquín Sabina dirigido por Juanma Bajo Ulloa; los largometrajes Salto al vacío de Daniel Calparsoro, Airbag de Juanma Bajo Ulloa
y Eslabones perdidos de Mariano Barroso; los cortometrajes Casting de Fernando Merinero, Americanos Cotidianos dirigido
por Juanma Bajo Ulloa e incluido en el proyecto Pop Corn, La memoria de Gabriel Bos y Mi 40 cumpleaños de Charly Planell y David Lorente.

Para televisión, ha trabajado en diversas series como Periodistas, A las once en casa, Gran Reserva o la segunda temporada de Gigantes de Enrique Urbizu, pendiente de estrenar.
En teatro, cabe señalar sus trabajos en los siguientes montajes:Madrugada de Buero Vallejo, dirigida por Manuel de Blas;
Y esto desamor y Poli bueno, Poli muerto dirigidas ambas por David Lorente o Fuera de juego, monólogo escrito y dirigido por Jorge Gálvez
Recuero y representado en Microteatro por dinero.

En 2017 fundó, junto a Rut Santamaría, Bronte Producciones con la que produjeron y protagonizaron la obra de teatro Lo Posible dirgida por Jose Manuel Carrasco con textos inéditos en España de Neil Labute. Estrenada y representada durante la temporada del año pasado en tres Teatros de Madrid.
Con este mismo equipo de dirección e interpretación se les concede una Residencia Artística en el Teatro del Barrio, donde estrenan en octubre la obra CABARÉ VOLTER un Cabaret inspirado en el Cabaret berlinés de entreguerras y el dadaísmo. Actualmente en cartel.

Videobook



Para conocer más sobre este artista hacé clic aquí